IFMIF-DONES España (Granada)

Se trata de un gran experimento científico que intenta demostrar que es posible producir energía de forma comercial mediante fusión nuclear.
La idea es crear un reactor de fusión que permita la generación de energía eléctrica de forma abundante, barata y respetuosa con el medio ambiente. Hacia el año 2050 las peligrosas y costosas centrales nucleares pasarán a la historia y la tierra y sus habitantes se librarán para siempre de esas monstruosidades.

Para que la producción de energía por fusión nuclear sea posible y rentable es necesario desarrollar materiales que sean capaces de resistir neutrones de alta energía y elevado flujo de calor para ser utilizados en la primera pared y el blanket (manto regenerador de tritio) de los sistemas de fusión. Probar los materiales y los distintos conceptos del blanket en un entorno de fusión de referencia es un paso necesario en el diseño del reactor.

En primer lugar se creará una instalación para ensayos de irradiación que pueda simular de manera adecuada las condiciones del interior de un reactor de fusión. Ésto se conseguirá mediante el ensayo y la calificación de los materiales candidatos bajo una irradiación neutrónica que simule su comportamiento. Este trabajo creará una base de datos de materiales irradiados que sirva para asegurar el éxito del futuro reactor.
La instalación se basa en dos aceleradores de deuterones de 40 MeV y alta intensidad, que inciden en un blanco de litio líquido. Mediante reacciones nucleares se generarán los neutrones que inciden sobre los materiales en estudio. La instalación constará de tres sistemas principales: el del acelerador, el correspondiente al blanco de litio y el sistema de ensayo, incluyendo además las instalaciones de Examen Post-Irradiación (PIE).

FUENTE

Puerta de alhacena del Palacio de Cetti Merien

Casa de los infantes o Cetti meriem
Esta puerta perteneció a una alhacena de la desaparecida Casa de los Infantes, también conocida como Palacio de Cetti Meriem. Fue construido a finales del siglo XIV o principios del XV por Muhammad Ibn al-Mawl. La demolición del Palacio se realizó en 1901 para la reforma de la Gran Vía y fue un desastre para el patrimonio inmueble granadino. Se conservaron algunos elementos decorativos que fueron depositados en el Museo Arqueológico y el de la Alhambra.
Las hojas de estas puertas fueron fabricadas con madera de ciprés y decoradas por ambas caras con la técnica de la taracea. La decoración geométrica, a base de lazos, es diferente en cada una de sus caras. En la cara interior se ha utilizado marfil, hueso y maderas tintadas, que han sido incrustadas dentro del soporte de madera. La otra cara presenta también pequeñas piezas de madera coloreada y hueso, aunque en este caso la taracea ha sido pegada sobre el soporte.